24h España.

24h España.

Armengol critica el bochornoso enfrentamiento entre Vox y Sumar en el debate sobre la amnistía en el Congreso.

Armengol critica el bochornoso enfrentamiento entre Vox y Sumar en el debate sobre la amnistía en el Congreso.

La presidenta del Congreso ha expresado su desaprobación ante lo que ella ha catalogado como "el espectáculo" y la "mala educación" que se vivió en el Pleno del Congreso. Esto ocurrió tras una acalorada discusión entre diputados de Vox y de Sumar durante el debate de la Ley de Amnistía, provocada por la visita de Santiago Abascal a Israel para reunirse con Benjamín Netanyahu luego del ataque a Rafah y el reconocimiento de Palestina.

La crítica a la visita de Abascal fue realizada por el portavoz de Sumar, Gerardo Pisarello, durante el debate. Posteriormente, el presidente de Vox recriminó las "lágrimas de cocodrilo" de la izquierda por Gaza y los insultos dirigidos al presidente argentino, Javier Milei, y a la primera ministra italiana, Giorgia Meloni.

Inesperadamente, Pisarello solicitó intervenir por alusiones cuando Abascal no le había mencionado. La presidenta del Congreso le concedió un minuto para expresarse, en el cual el diputado de Sumar asoció a Vox con el neofranquismo, rechazó aceptar lecciones de "señoritos que siempre han vivido del cuento" y quienes se reúnen con "el carnicero de Rafah".

Las palabras de Pisarello desataron la ira en la bancada de Vox, provocando la petición de intervención de José María Figaredo. Sin embargo, la presidenta decidió no permitir la intervención y la tensión creció en el hemiciclo con intercambio de insultos entre los diputados de Vox y Sumar, incluyendo llamados de "corrupto" y "traidor".

Ante la situación, la presidenta tuvo que llamar al orden a varios diputados, mientras los insultos continuaban y el portavoz socialista no lograba comenzar su discurso. "Intentemos no dar este espectáculo, la gente no se lo merece", imploraba Armengol. Expresó además que "esta mala educación no lleva a ningún sitio".

Finalmente, la tormenta se calmó en el hemiciclo y el socialista Artemi Rallo logró iniciar su intervención, refiriéndose a los diputados de Vox como "neofascistas" y "filonazis", lo que provocó nuevas protestas. A pesar de ello, el Pleno continuó su curso.