24h España.

24h España.

Bajo nivel de lluvias en mayo de 2024 en la Península Ibérica

Bajo nivel de lluvias en mayo de 2024 en la Península Ibérica

En el mes de mayo de 2024, la Península Ibérica experimentó uno de los meses más secos del siglo XXI, según el último informe climático mensual publicado por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) el 10 de junio. Con una precipitación media de 37,5 litros por metro cuadrado, se alcanzó tan solo el 66% de la media histórica del mes desde 1991 hasta 2020.

La distribución de las lluvias mostró contrastes geográficos en toda la Península, con regiones como Galicia, el Alto Ebro, el norte de Aragón, puntos de Girona, Castellón y el norte de Castilla y León superando los valores normales de precipitación. Por otro lado, Baleares registró un mayo "seco" con solo 18,3 litros por metro cuadrado, equivalente al 53% de lo habitual en el archipiélago, mientras que Canarias experimentó un mes "húmedo" con 5,7 litros por metro cuadrado, un 116% por encima de la media normal.

El informe de AEMET también resaltó que las mayores cantidades de lluvia en 24 horas se registraron en Hondarribia/Malkarroa con 62,2 litros por metro cuadrado el día 19, y en Santiago de Compostela/Aeropuerto con 60,1 litros por metro cuadrado el día 3. En cuanto a la precipitación total del mes, destacaron los 198,8 litros por metro cuadrado en Pontevedra, los 183,7 litros por metro cuadrado en Santiago de Compostela/Aeropuerto, y los 175,1 litros por metro cuadrado registrados en Hondarribia/Malkarroa.

En términos de temperatura, el mes de mayo fue considerado normal en España, con una media de 15,7 °C en la Península, 0,1°C por encima de la media del período de referencia. Sin embargo, se observaron diferencias significativas en diferentes regiones, desde un mes muy cálido en el sureste hasta frío en el noroeste. Baleares tuvo una temperatura media de 18,5°C, superior a lo habitual, mientras que Canarias experimentó un mes cálido con una media de 18,6°C.

Las temperaturas máximas estuvieron 0,6°C por encima de lo normal, mientras que las mínimas quedaron 0,4°C por debajo, lo que resultó en una amplitud térmica mayor de lo habitual. Se identificaron dos episodios cálidos y dos episodios fríos durante el mes, que se compensaron entre sí, dando como resultado un carácter normal en cuanto a temperaturas.

Finalmente, AEMET reportó temperaturas extremas en diferentes estaciones de la red principal, con máximas de hasta 39°C en Córdoba y Sevilla, y mínimas de -3,2°C en el puerto de Navacerrada y -1,3°C en Molina de Aragón.