24h España.

24h España.

EEUU se opone a la presencia de fuerzas de paz en Palestina por temor a obstaculizar los objetivos de Israel contra Hamás.

EEUU se opone a la presencia de fuerzas de paz en Palestina por temor a obstaculizar los objetivos de Israel contra Hamás.

En medio de la crisis en la Franja de Gaza, Washington ha puesto su atención en la importancia de lograr un alto el fuego, la liberación de rehenes y la entrega de ayuda humanitaria al enclave.

MADRID, 16 May.

Estados Unidos ha expresado su preocupación este jueves sobre el posible despliegue de fuerzas de paz de Naciones Unidas en los territorios palestinos ocupados, señalando que esto podría interferir con los objetivos de Israel de acabar con Hamás en la Franja de Gaza.

"La incorporación de fuerzas adicionales de seguridad podría poner en peligro ese propósito", afirmó el portavoz adjunto del Departamento de Estado de Estados Unidos, Vedant Patel, durante una rueda de prensa.

En este sentido, Patel mencionó que la Administración Biden ha estado discutiendo posibles escenarios "posguerra" en Gaza con los países de la región, reconociendo la importancia de un alto el fuego, la liberación de rehenes y la distribución de ayuda humanitaria.

Además, Patel resaltó la necesidad de que los países se enfoquen en poner fin al conflicto antes de considerar otras acciones, y mencionó la disposición de varios socios en la región de desempeñar un papel constructivo en este proceso.

Estas declaraciones surgen después de que los países de la Liga Árabe exigieran el despliegue de fuerzas de paz de Naciones Unidas en los territorios palestinos ocupados en una declaración firmada en Manama, la capital de Bahréin.

Israel ganó el control del lado palestino del paso de Rafá el 7 de mayo, lo que ha provocado la huida de cientos de miles de palestinos y la suspensión de operaciones humanitarias, aumentando la preocupación internacional por la crisis humanitaria en la región.

Liderado por Hamás, Gaza ha sido escenario de una devastadora ofensiva por parte del Ejército israelí, con un saldo de cerca de 35.300 palestinos muertos, según las autoridades del enclave.