El Papa critica la conducta de hombres que reprimen su ira laboral pero se vuelven insoportables para sus familias

El Papa critica la conducta de hombres que reprimen su ira laboral pero se vuelven insoportables para sus familias

El Papa Francisco ha destacado hoy la importancia de controlar la ira, a la que ha calificado como un "vicio destructor" de las relaciones humanas. Durante su catequesis semanal en el Vaticano, el Pontífice ha denunciado que haya hombres que, si bien parecen tranquilos y comprensivos en el trabajo, se vuelven insoportables para sus esposas e hijos en casa.

En su discurso, el Papa ha subrayado que la ira es un vicio omnipresente y oscuro que puede destruir las relaciones humanas, especialmente cuando surge por la incapacidad de aceptar la diversidad del otro. Ha señalado también que la ira puede perdurar en el tiempo, incluso magnificándose con el silencio y la distancia. Por este motivo, el Apóstol Pablo aconseja abordar el problema de inmediato e intentar la reconciliación: "Que no se ponga el sol sobre vuestra cólera".

El Papa ha recomendado resolver los conflictos de manera inmediata, antes de que llegue la noche. Ha afirmado que es natural y humano enfadarse o indignarse ante la injusticia, y que esto no contradice la esencia cristiana. Sin embargo, ha enfatizado la importancia de no permitir que la ira destruya nuestras relaciones y de buscar siempre la reconciliación.

En otro tema, el Papa ha hecho referencia a la Jornada Nacional por las Víctimas Civiles de Guerra que se celebra mañana y ha lamentado la existencia de víctimas indefensas en los conflictos armados, como los civiles en Oriente Medio y Ucrania. Ha pedido que su sufrimiento conmueva a los líderes de las naciones y despierte proyectos de paz. "Cuando se leen las historias de estos días, hay tanta crueldad, tanta, pidamos la paz al Señor, que siempre es suave, no es cruel", ha reclamado el Papa con el brazo en alto.

Tags

Categoría

Sociedad