24h España.

24h España.

El PP busca evitar la inestabilidad ante posibles rupturas de pactos de Vox en las CCAA, pero sigue firme en su compromiso de solidaridad.

El PP busca evitar la inestabilidad ante posibles rupturas de pactos de Vox en las CCAA, pero sigue firme en su compromiso de solidaridad.

En una reciente entrevista en Onda Cero, el vicesecretario y portavoz del Partido Popular, Borja Sémper, ha expresado la preferencia del partido por mantener la estabilidad en las comunidades autónomas donde gobiernan en coalición o necesitan el apoyo de Vox. A pesar de esto, el PP sigue apostando por la solidaridad entre territorios para la acogida de menores extranjeros no acompañados en Canarias, Ceuta y Melilla.

Sémper ha destacado la estabilidad que ofrecen las regiones gobernadas por su partido frente a lo que él describe como una "inestabilidad asfixiante" y una "incapacidad de gobernar" por parte del Gobierno de España, que se ve influido por los estados de ánimo de ERC, el expresident Carles Puigdemont y la ministra Yolanda Díaz.

El dirigente del PP ha manifestado su deseo de mantener la estabilidad en las comunidades autónomas, pero ha dejado claro que si Vox decide romper los pactos debido al reparto de menores extranjeros, será responsabilidad de la formación liderada por Santiago Abascal. En caso de ruptura, los principales perjudicados serían los ciudadanos, quienes siempre salen perdiendo en el juego político entre partidos.

El Partido Popular defiende una posición basada en la solidaridad y la responsabilidad en el reparto de menores, considerando a Canarias parte de España y a los canarios como ciudadanos que requieren la solidaridad de todos los españoles. Además, apuesta por una política migratoria sensata y razonable, alejada de discursos populistas y aspavientos.

Según Sémper, las amenazas y órdagos de Vox no cambiarán la postura del PP en este tema sensible e importante. El portavoz ha dejado claro que, a diferencia de lo que ocurre con algunos partidos independentistas y el presidente Pedro Sánchez, las amenazas no tienen efecto con el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo.