24h España.

24h España.

El Senado rechaza la propuesta de paridad total en los cargos de dirección.

El Senado rechaza la propuesta de paridad total en los cargos de dirección.

El Senado ha aprobado este jueves en Comisión sacar de la Ley de Paridad la posibilidad de que las mujeres superen el 60% y lleguen incluso hasta el 100% de representación en los órganos de dirección, tal y como acordaron en una enmienda transaccional PSOE y Podemos durante la tramitación de la norma en el Congreso.

La Comisión de Igualdad de la Cámara Alta ha aprobado este jueves el dictamen de la norma, que ha contado con el apoyo de los 'populares' (17 votos a favor) y el rechazo de Vox, PSOE, BNG, ERC y GPV (14 votos en contra).

El PP, con mayoría absoluta en el Senado, ha introducido en el trámite de Ponencia una enmienda de supresión por la que elimina la Disposición Final primera del proyecto de Ley, que había sido introducida por el PSOE y Podemos en el Congreso de los Diputados.

En el texto original del PSOE, los órganos de dirección de las empresas que cotizan, así como en el Gobierno, en la Administración Pública o en instituciones las personas de cada sexo no podían superar el 60% ni ser menos del 40%.

Sin embargo, a través de una enmienda acordada con los socialistas, Podemos logró añadir que podría no aplicarse el criterio de representación paritaria y presencia equilibrada entre mujeres y hombres, en consonancia con el principio de acción positiva, "cuando exista una representación de mujeres superior al 60% que, en todo caso, deberá justificarse".

Por su parte, en su enmienda de supresión, el PP justifica que se elimina "en coherencia con el resto de enmiendas". En todo caso, está previsto que el próximo 17 de julio el Pleno del Senado debata y vote la Ley de Paridad y los socialistas buscarán hacer cambios en la norma cuando sea devuelta al Congreso de los Diputados.

Durante el debate, la senadora del Grupo Parlamentario Popular, Raquel González, durante la Comisión de Igualdad ha afirmado que las 28 enmiendas presentadas por el Grupo Popular y que se han incorporado al texto "mejoran considerablemente el texto del Proyecto y pretenden aprobar la mejor Ley de Paridad posible".

Asimismo, ha expuesto que, aunque "el objetivo de esta Ley es mejorar la presencia de las mujeres en los órganos de decisión de las sociedades cotizadas", tal y como obliga la Directiva Europea, "gracias a ella también se mejorará en el ámbito político, en la Administración Pública, en los colegios profesionales, sindicatos y asociaciones empresariales, además de incluir mejoras para las deportistas profesionales".

Por su parte, María del Carmen Silva, del Grupo Parlamentario Socialista, ha expuesto que esta norma, tras los cambios del PP, es una "ley transformer". "Es una ley transformer que ha convertido un vehículo que pretendía que las mujeres pudieran alcanzar los espacios, ni más ni menos, que le corresponden, en un monstruo", ha subrayado durante su intervención.

También ha recordado que con las enmiendas del PP, "desaparece" de la ley el principio de paridad y representación equitativa, "ya que eliminan el concepto de lo que es paridad y representación, tanto en el preámbulo, como luego a lo largo de la norma". También ha explicado que el PP opta por el fomento de la igualdad en el Consejo de Estudiantes Universitarios, en las fundaciones, en el tercer sector, en la economía social, en las concesiones de premios de la Administración General del Estado y del sector público. Además, el texto del PP suprime que los sindicatos y las asociaciones empresariales no tengan que cumplir esta norma.

Asimismo, la socialista ha defendido que antes de los cambios de los populares se trataba de una "ley justa, una ley que incorporaba la representación equilibrada, por la que ningún sexo debía estar sobre representado en más de un 60% ni infra representado en menos de un 40%, un proyecto de ley eficiente y ambicioso y que, una vez más, situaba a España al frente del liderazgo de las políticas de igualdad".

Por el contrario, la senadora de Vox, Paloma Gómez, ha explicado que la norma original obligaba "a un tratamiento diferenciado únicamente en función del parámetro del sexo, lo que crea una situación de desigualdad y de discriminación".

Por su parte, Esquerra Republicana de Cataluña ha dicho que el PP pretende "descafeinar" el texto que llega del Congreso "para recortar todo lo sobrante, a su parecer, todos los excesos que desde su punto de vista contiene este proyecto de ley".

Asimismo, la senadora de Más Madrid, Carla Antonelli, ha señalado que el texto de los 'populares' se trata de un "despropósito absolutamente totalitario de pensamiento único y que desvirtúa concienzudamente el texto original". Así, ha agregado que las enmiendas del PP "modifican sustancialmente los objetivos de la Ley y la transforman hasta el punto de quitar la obligatoriedad y hacer que no se pueda transponer adecuadamente la directiva europea".

Igualmente, el Grupo Parlamentario Vasco (GPV) ha destacado que apoya la Ley de Paridad "en la versión previa al vaciado al que la ha sometido el Partido Popular".

Finalmente, por el Bloque Nacionalista Galego (BNG) la senadora María Carmen Da Silvia Méndez ha rechazado el texto de los 'populares', que ha dicho que se trata de una enmienda a totalidad al proyecto de ley que viene del Congreso. "Nosotros, con pequeñas diferencias y apoyando, como apoyaremos aquí todas aquellas enmiendas que vayan dirigidas a mejorar y a contribuir a que la diferencia estructural a la que están sometidas las mujeres mejore. Esas enmiendas sí las apoyaremos, pero desde luego no un texto totalmente, absolutamente distinto que lo que hace es retroceder con el texto que nos llegó del Congreso", ha apuntado.