24h España.

24h España.

España se sitúa como el segundo país más comprometido contra la desigualdad social en Europa, revela estudio de Ipsos.

España se sitúa como el segundo país más comprometido contra la desigualdad social en Europa, revela estudio de Ipsos.

En una reciente encuesta realizada por Ipsos, se reveló que España se posiciona como el segundo país europeo más preocupado por la desigualdad social, tan solo un 3% por debajo de Hungría, con un índice del 55%. Este estudio, llevado a cabo entre febrero y marzo de 2024, contó con la participación de más de 21.000 adultos en diferentes países alrededor del mundo.

Los resultados muestran que más de la mitad de la población mundial considera que la desigualdad social es uno de los problemas más importantes a los que se enfrentan los países. En España, esta preocupación es compartida por todas las generaciones, siendo los Boomers los más preocupados, con un 60% de acuerdo, seguidos por los Z y los Millenials.

En cuanto a quiénes son los más afectados por la desigualdad, a nivel global las personas con diversidad funcional y LGTBI+ ocupan el primer lugar, seguidos de mujeres, personas mayores, personas con condiciones de salud mental e inmigrantes. Sin embargo, en España, los inmigrantes son percibidos como el grupo más afectado, seguido de personas mayores, mujeres, personas con diversidad funcional, LGTBI+ y personas con condiciones de salud mental.

El estudio también resalta que los jóvenes muestran mayor conciencia sobre la desigualdad hacia personas no normativas, como el colectivo LGTBI+, en comparación con los Baby Boomers. Por otro lado, los más mayores se sienten más discriminados ellos mismos y muestran mayor preocupación por las personas con diversidad funcional.

Para los encuestados, los Gobiernos son los principales responsables de cambiar esta situación de desigualdad, seguidos por los medios de comunicación, empleados, padres y profesores, los propios individuos, organizaciones de defensa, líderes religiosos y los grupos afectados por la desigualdad. España destaca como el país europeo que más comparte esta opinión.

En términos de meritocracia, España se sitúa entre los países europeos que menos creen en que el éxito depende únicamente de los méritos propios. Los Baby Boomers son quienes más confían en la meritocracia, mientras que los más jóvenes creen que el éxito está influenciado por factores sociales fuera de su control.