24h España.

24h España.

Grupo de personas detenidas en Alicante por coaccionar y agredir a vecina para saldar deuda de 16.200 euros

Grupo de personas detenidas en Alicante por coaccionar y agredir a vecina para saldar deuda de 16.200 euros

En un acto de crueldad sin límites, uno de los detenidos amenazó a la víctima con "pegarle un tiro" si no pagaba, llegando incluso a cortarle el pelo y expulsarla del domicilio.

ALICANTE, 3 de mayo.

Agentes de la Policía Nacional han capturado a seis individuos en la localidad de Alicante, todos ellos pertenecientes a clanes familiares, acusados de cometer delitos de amenazas, extorsión y lesiones contra una de sus vecinas. Los detenidos supuestamente entregaron a la mujer un total de 120 euros y le exigieron el pago de 16.200 euros por "intereses de demora".

La investigación se centró en individuos de diversos clanes familiares, los cuales supuestamente se dedicaban a prestar pequeñas sumas de dinero a vecinos de la zona a un interés abusivo, según informó la Policía Nacional en un comunicado.

De acuerdo con la información recabada por los investigadores, si la deuda no era pagada puntualmente, aumentaban de manera exponencial la cantidad a abonar. A partir de ahí, comenzaban con "fuertes amenazas" que podían culminar en agresiones físicas hacia los deudores, con la intención de recibir sumas de dinero "desproporcionadas" en relación con los préstamos iniciales.

La investigación se inició a raíz de la denuncia de una mujer con escasos recursos económicos, quien sobrevivía gracias a la ayuda de instituciones sociales y residía en un piso de propiedad pública cedido para garantizarle alojamiento.

Dada la precaria situación de la víctima, en ocasiones se vio obligada a pedir prestado dinero a sus vecinos, al tener conocimiento de que estas personas ofrecían préstamos de dinero de manera particular. Uno de sus "acreedores", al que le había solicitado un préstamo de 20 euros, le exigió después la devolución de 1.200 euros, argumentando que correspondían a intereses de demora.

Más adelante, la afectada se vio forzada a pedir otro préstamo a otra persona de este círculo, esta vez por 100 euros, pero al no poder devolver el dinero en tres meses, le pidieron 15.000 euros por recargos relacionados con el retraso en el pago.

Al no poder hacer frente a estas abultadas sumas, la víctima comenzó a recibir amenazas y agresiones que la mantenían "totalmente aterrorizada". Los eventos oscilaban entre amenazas de muerte y agresiones físicas, llegando incluso a ser amedrentada con la posibilidad de recibir un disparo si no pagaba.

En una ocasión, cuatro miembros de uno de los clanes se presentaron en la vivienda de la víctima, golpeando con fuerza la puerta. Tras lograr entrar, la amenazaron de muerte y le mostraron un cuchillo. Además, dos de las personas presentes le cortaron el pelo y la agredieron, provocándole múltiples hematomas.

Finalmente, la expulsaron de la vivienda y la instaron a empadronar a los hijos de los autores en el inmueble, con la intención de adueñarse de la propiedad de forma aparentemente legal en los registros públicos.

Otro de los incidentes tuvo lugar a la salida de los juzgados, cuando la víctima se encontró con una de las extorsionadoras, quien la amenazó nuevamente por no haber realizado el pago.

El tercer y último episodio del que la Policía Nacional tuvo conocimiento ocurrió en una segunda vivienda donde la víctima se vio obligada a trasladarse tras ser expulsada de su hogar anterior. En esa ocasión, la perjudicada solicitó ayuda a emergencias y una patrulla de Seguridad Ciudadana detuvo a tres personas que la estaban amenazando de muerte.

Al final, seis individuos, cuatro hombres y dos mujeres de nacionalidad española y edades comprendidas entre los 19 y los 46 años, fueron detenidos en relación con estos sucesos. Tres de ellos fueron capturados en el segundo domicilio donde se trasladó la víctima tras ser expulsada de su primera vivienda, mientras que los otros tres fueron arrestados después de una investigación llevada a cabo por la Policía Judicial de la Policía Nacional.

Tras las detenciones, todas las actuaciones fueron remitidas a los Juzgados de Instrucción de Guardia de Alicante.