24h España.

24h España.

'Influencers en España ganan al menos 300.000 euros al año y deben ser responsables al promocionar productos'

'Influencers en España ganan al menos 300.000 euros al año y deben ser responsables al promocionar productos'

En la sociedad actual, la figura del 'influencer' ha adquirido una relevancia significativa, especialmente en el ámbito de la publicidad de productos. El Gobierno de España ha establecido criterios precisos que deben cumplir estos individuos para ser considerados como tales, incluyendo ingresos anuales mínimos de 300.000 euros y la etiquetación del contenido según las edades recomendadas.

Un 'influencer' es una persona con la capacidad de influir en otros a través de las redes sociales, como Instagram, TikTok, Twitch o YouTube. Su estilo de comunicación, más cercano y auténtico, les permite generar interés y compromiso con la audiencia, influenciando opiniones y generando un vínculo emocional.

Las empresas cada vez más recurren a los 'influencers' para complementar su imagen de marca, llegar a nuevos clientes y promocionar sus productos. Hasta ahora, no existía una normativa clara en España que definiera quiénes son los 'influencers' y qué responsabilidades tienen al promocionar productos.

En base a un real decreto, se han establecido tres criterios para identificar a los 'influencers': el aspecto económico, la audiencia y la actividad en redes sociales. Para ser considerado 'influencer', los ingresos anuales deben superar los 300.000 euros y tener al menos un millón de seguidores en una red social.

Además, se deben publicar con regularidad contenido en vídeo al menos 24 veces al año. Aquellos que cumplan con estos requisitos deberán inscribirse en un registro específico como "usuarios de especial relevancia", siguiendo las obligaciones establecidas por la ley española.

Los 'influencers' tienen la capacidad de influir en la opinión y comportamiento de millones de personas, por lo que deben cumplir una serie de obligaciones, como identificar claramente el contenido publicitario y evitar promover productos que puedan ser nocivos para los consumidores.

Estas regulaciones también buscan proteger a los menores de edad, quienes representan una parte significativa de la audiencia de los 'influencers'. Deben etiquetar su contenido según la edad adecuada y utilizar herramientas de identificación digital para restringir el acceso a contenido inapropiado.

Con estas medidas, los 'influencers' se equiparan en responsabilidades a las televisiones comerciales y otros actores audiovisuales, promoviendo una mayor protección para los consumidores y fortaleciendo la comunidad de creadores de contenido influyentes en el país.