24h España.

24h España.

La euforia se apodera de Madrid con la visita de Taylor Swift al Santiago Bernabéu.

La euforia se apodera de Madrid con la visita de Taylor Swift al Santiago Bernabéu.

¡Finalmente ha llegado el día tan esperado por los fans de Taylor Swift! La estrella estadounidense ofrece hoy el primero de sus dos conciertos en Madrid dentro de su gira mundial "Te Eras Tour".

La expectación es máxima en el estadio Santiago Bernabeu y sus alrededores, donde los incondicionales de Taylor Swift han tomado el control. A pesar de la controversia por los 69 camiones necesarios para el montaje del escenario y otros elementos técnicos, el ambiente es mágico y único antes de uno de los conciertos más esperados del año en la capital.

Todas las 60,000 entradas se agotaron en cuestión de minutos desde que salieron a la venta hace meses, a pesar de sus precios que van desde los 85 euros hasta los 300. Los aficionados de Taylor Swift llevan días acampando a las afueras del estadio del Real Madrid, demostrando su dedicación.

El calor y la falta de comodidades no han afectado el ánimo de los fans, que llegaron desde diferentes partes de España e incluso desde Estados Unidos. La emoción es palpable mientras cantan sus canciones más icónicas y comparten las famosas pulseras de la amistad que caracterizan a la cantante.

Las colas en los puestos de merchandising de Taylor Swift están creciendo a medida que se agotan los artículos a precios que van desde camisetas a 45 euros hasta sudaderas a 80 euros. Los fans quieren llevarse un recuerdo de su paso por Madrid y rendirle culto a la artista.

Quedan horas para el concierto y la emoción es indescriptible. Taylor Swift, que ha cantado solo una vez en la capital ante 4000 personas en 2011, promete un espectáculo de 3 horas con numerosos cambios de vestuario y más de 40 canciones, incluyendo éxitos como 'Cruel Summer', 'Shake it off' o 'Love story'.

Aunque Taylor Swift ha estado en el estadio Santiago Bernabeu para la prueba de sonido, ha mantenido un perfil bajo en la capital. El hotel donde se aloja, el Villamagna, ha tomado medidas extremas para proteger su privacidad, cubriendo la azotea con telas negras para que nadie la vea hasta el momento del concierto.