24h España.

24h España.

La victoria de Khan en Londres refuerza el triunfo de los laboristas en las elecciones locales.

La victoria de Khan en Londres refuerza el triunfo de los laboristas en las elecciones locales.

El actual alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha sido reelegido en las elecciones parciales celebradas recientemente en varias localidades de Inglaterra y Gales con un sólido apoyo del 43,7 por ciento, superando a su rival del Partido Conservador, Susan Hall.

Con un total de 1.088.225 votos, Khan se impuso a sus competidores, incluyendo a Hall, Rob Blackie del Partido Liberaldemócrata, Zoë Garbett del Partido Verde y Howard Cox de Reforma Reino Unido, antiguo Partido del Brexit.

La alta participación del 40,5 por ciento en esta elección ha allanado el camino para que Khan asuma un tercer mandato como alcalde de la vibrante ciudad de Londres.

Los laboristas han demostrado ser los grandes vencedores de estas elecciones, con victorias en los distritos de la capital británica y en otras jurisdicciones.

Los resultados oficiales indican que el Partido Liberaldemócrata ha logrado más concejales electos que el gobernante Partido Conservador, situándose como la tercera o cuarta fuerza política en el escenario británico actual.

Con 1.069 concejalías y 49 ayuntamientos, el Partido Laborista lidera en número de representantes, seguido por el Partido Liberaldemócrata con 519 concejalías y 12 ayuntamientos, y el Partido Conservador con 498 concejalías y seis ayuntamientos confirmados hasta ahora.

Los laboristas han celebrado también victorias en lugares como las Tierras Medias Occidentales, donde el triunfo de Richar Parker representa un revés para el conservador Andy Street.

En el Gran Manchester, Andy Burnham continuará su tercer mandato como mandatario con un contundente 63,4 por ciento de apoyo, derrotando a la conservadora Laura Evans.

El líder liberaldemócrata, Ed Davey, considera que los diputados conservadores deben estar alerta tras estas elecciones municipales, mientras que el líder laborista británico, Keir Starmer, afirmó que los conservadores no se merecen gobernar el Reino Unido dada su derrota en los comicios.

Starmer señaló que la victoria del Partido Laborista en estas elecciones pasará a la historia y refleja un cambio positivo en la percepción del partido por parte de los votantes, dejando claro que el país está cansado de divisiones y caos.

Estos resultados marcan un nuevo capítulo en la política británica antes de las elecciones generales, aunque Starmer advierte que aún queda mucho trabajo por hacer para construir un país mejor para todos.