24h España.

24h España.

Las lluvias desde octubre se mantienen por encima del promedio en un 4%

Las lluvias desde octubre se mantienen por encima del promedio en un 4%

En España, las lluvias desde el comienzo del año hidrológico, en octubre pasado, han superado en un 4% su valor normal para este período, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Esta semana, el organismo informó que el valor medio nacional de las lluvias acumuladas durante el año hidrológico es de 572 litros por metro cuadrado (l/m2), mientras que el valor normal es de 549 l/m2.

Las precipitaciones están por encima de lo habitual en la mitad oeste e interior peninsulares, en el País Vasco y Navarra, así como en el oeste del Pirineo y el norte de Aragón. Por otro lado, se han registrado valores por debajo de lo normal en Asturias y Cantabria, Andalucía (sur y este) y en las Islas Canarias y Baleares.

En algunas zonas, como el levante peninsular y parte de Murcia y Alicante, las precipitaciones han sido especialmente bajas, llegando a ser menos de una cuarta parte de la cantidad promedio para el período 1991-2020.

La semana pasada, las lluvias afectaron a toda la Península, excepto el sureste, así como al archipiélago balear y el norte de las islas canarias de mayor relieve. Se superaron los 10 l/m2 en gran parte del tercio norte peninsular, así como en zonas del oeste de Andalucía y sur de Extremadura.

En cuanto a las precipitaciones más destacadas, se registraron alrededor de 60 l/m2 en el Pirineo oscense, en el interior de Asturias y al norte de la provincia de Sevilla. Entre los observatorios principales, se destacan los 62 l/m2 en San Sebastián/Igueldo, 53 l/m2 en Honadribia/Malkarroa, 42 l/m2 en Valladolid, 37 l/m2 en Logroño/Agoncillo, 36 l/m2 en Huesca/Pirineos y 34 l/m2 en Valladolid/Villanubla.

Además, el día 26 se registraron tormentas en el tercio oeste de la Península y en el sistema ibérico, con más de 30 l/m2 en algunas zonas de Cantabria y el interior de Burgos. La variabilidad en las precipitaciones continúa siendo un factor clave en el clima español, donde se observan contrastes significativos entre distintas regiones y provincias.