24h España.

24h España.

Los riesgos geopolíticos amenazan la estabilidad financiera, según el BCE.

Los riesgos geopolíticos amenazan la estabilidad financiera, según el BCE.

En un informe reciente publicado por el Banco Central Europeo (BCE), se destacó que las vulnerabilidades para la estabilidad financiera en la zona euro han disminuido debido a la mejora de las perspectivas económicas. Con una inflación en constante descenso y la recuperación de la confianza de los inversores, se ha logrado atenuar los riesgos, aunque persisten las preocupaciones debido a los riesgos geopolíticos.

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, señaló que los riesgos geopolíticos continúan siendo una amenaza para la estabilidad financiera en la región, lo que puede desencadenar volatilidad en los mercados financieros y reacciones desmedidas.

El informe también mencionó que las condiciones financieras siguen siendo estrictas y ponen a prueba la resiliencia de hogares, empresas y gobiernos vulnerables en la eurozona. A pesar de que la deuda de hogares y empresas ha disminuido, se espera que la deuda soberana se mantenga en niveles más altos y aumenten los costes del servicio de la deuda en el futuro.

Por otro lado, se ha observado una desaceleración en los mercados inmobiliarios, especialmente en el sector comercial, con una corrección de precios importante. Aunque los mercados residenciales muestran signos de estabilización tras una corrección ordenada de los precios.

El BCE destaca la resiliencia de los bancos en la zona euro, pero alerta sobre la durabilidad de la rentabilidad bancaria en medio de desafíos como la calidad de los activos, los costes de financiación y la disminución de los ingresos operativos debido al crecimiento moderado de los préstamos.

En general, el BCE considera que el sistema bancario de la eurozona está preparado para enfrentar estos desafíos, pero es crucial mantener la resiliencia de las entidades en un contexto macrofinanciero incierto. Se recomienda mantener los colchones de capital existentes y fortalecer las normas crediticias para mitigar los riesgos para la estabilidad financiera.

Además, se destaca la importancia de implementar un marco macroprudencial integral para las entidades no bancarias y una supervisión más integrada a nivel de la UE para garantizar la estabilidad financiera. Un sector financiero no bancario resiliente sería clave para avanzar hacia una unión de mercados de capitales en Europa y proporcionar una fuente estable de financiación para la economía real en todo momento.