24h España.

24h España.

Pueblos originarios de Bolivia buscan que el galeón San José sea patrimonio compartido.

Pueblos originarios de Bolivia buscan que el galeón San José sea patrimonio compartido.

En una muestra de unión y reclamo de justicia histórica, una alianza de pueblos originarios indígenas de Bolivia ha solicitado a Naciones Unidas, Colombia y España que el galeón San José sea considerado patrimonio "común y compartido".

Las naciones originarias killakas, karangas y chichas, vinculadas de manera "forzada" con la explotación del Cerro Rico de Potosí de donde proviene parte de la carga del galeón, han presentado esta demanda conjunta.

Los representantes legales de estas comunidades argumentan que esta petición busca promover una "reconciliación histórica" entre los pueblos y resaltan que el derecho internacional les reconoce la capacidad de ser consultados y participar en las decisiones sobre el futuro del galeón.

En su comunicado dirigido a la UNESCO, se expresa la preocupación por la falta de seguridad jurídica en la intervención y extracción del galeón San José según los planes actuales de Colombia, lo cual favorecería los intereses privados de cazatesoros como Sea Search Armada.

Además, señalan que esta situación representa un riesgo para el patrimonio arqueológico de otros yacimientos marítimos en la región, poniendo en peligro su protección bajo el derecho internacional.

Los abogados de las comunidades indígenas argumentan que existe una base jurídica sólida para respaldar su solicitud y enfatizan en la importancia de incluir a estas comunidades en las decisiones sobre el destino de los restos del galeón, especialmente si la explotación cultural del mismo genera beneficios económicos.

Estos pueblos originarios de Bolivia tienen personalidad jurídica reconocida internacionalmente y han habitado la región de Charcas de manera ancestral, preservando sus tradiciones a pesar de las dificultades actuales. Su acceso unilateral al galeón por parte de Colombia, al margen de las demás partes interesadas y del derecho internacional, es considerado un acto de expolio y neocolonialismo.

Por tanto, hacen un llamado a la UNESCO para que intervenga y garantice que las naciones originarias sean consultadas y participen en las decisiones sobre el futuro del galeón San José, con el fin de que sea considerado un patrimonio común y compartido que beneficie a estas comunidades históricamente marginadas.