24h España.

24h España.

Takeda reduce sus beneficios en un 54% y anuncia un plan de reestructuración

Takeda reduce sus beneficios en un 54% y anuncia un plan de reestructuración

En el marco de su año fiscal concluido en marzo, la empresa farmacéutica japonesa Takeda ha reportado una disminución del 54,6% en su beneficio neto, alcanzando los 144.100 millones de yenes (863 millones de euros). Esta noticia viene acompañada de un plan de reestructuración que contempla ajustes en la plantilla, dejando en evidencia los desafíos que la compañía enfrenta.

La facturación anual de Takeda ha aumentado un 5,9%, alcanzando los 4,26 billones de yenes (25.510 millones de euros) en el periodo mencionado, mostrando un panorama mixto en términos financieros para la empresa.

Para el próximo año fiscal, Takeda tiene como objetivo un beneficio neto de 58.000 millones de yenes (347 millones de euros) y una cifra de negocio de 4,35 billones de yenes (26.050 millones de euros), lo que refleja su confianza en una posible recuperación a partir del año fiscal 2025.

El presidente y consejero delegado de Takeda, Christophe Weber, ha expresado su confianza en la resiliencia de la empresa ante los desafíos actuales y la capacidad de volver a un crecimiento sostenible en el futuro cercano, a pesar de la competencia genérica.

Además, Takeda ha anunciado un programa a largo plazo destinado a mejorar la agilidad organizacional y la eficiencia del gasto, así como aprovechar al máximo sus capacidades en datos, digital y tecnología. Con la implementación de este programa, se espera que la empresa logre optimizar su fuerza laboral y su cartera de I+D.

Se estima que Takeda incurrirá en gastos excepcionales de reestructuración por un monto significativo en el año fiscal actual, como parte de las iniciativas previstas. Sin embargo, la empresa proyecta menores gastos de reestructuración en los próximos años fiscales, lo que sugiere una evolución positiva en su modelo operativo y financiero.

El programa plurianual de Takeda tiene como objetivo impulsar su margen de beneficio operativo básico entre 100 y 250 puntos básicos cada año a partir del ejercicio fiscal 2025, señalando una posible mejora significativa en sus operaciones futuras, siempre condicionada por diversos factores del entorno empresarial y económico.