24h España.

24h España.

Stellantis y Mercedes-Benz suspenden proyectos de plantas de baterías en Alemania debido a los altos costes.

Stellantis y Mercedes-Benz suspenden proyectos de plantas de baterías en Alemania debido a los altos costes.

En un movimiento sorprendente, Stellantis y Mercedes-Benz han decidido pausar la construcción de sus plantas de baterías para vehículos eléctricos en Alemania. Esta decisión se debe a la desaceleración de las ventas en el sector de automóviles eléctricos y a los altos costos que enfrenta la industria en la actualidad.

La empresa conjunta Automotive Cells Company, respaldada por Stellantis, Mercedes-Benz y TotalEnergies, está actualmente construyendo tres plantas de baterías en Europa con un costo total de 7.000 millones de euros. Según declaraciones del CEO, Yann Vincent, la empresa está reajustando su estrategia en Kaiserslauter, donde fabrica baterías de litio de bajo costo.

La planta en Kaiserslautern ha recibido 437 millones de euros en subvenciones del gobierno federal alemán y del estado de Saarland. Sin embargo, ACC ha solicitado más subvenciones antes de comenzar sus operaciones en una fábrica con una capacidad de producción proyectada para más de 600.000 vehículos.

Ante la desaceleración en la demanda de vehículos eléctricos en Europa, se espera un crecimiento lento en el segmento de consumo masivo, según Vincent. En respuesta a esto, la empresa retrasará la puesta en marcha de su planta por dos años.

Volkswagen advirtió en abril que podrían retrasar la apertura de sus fábricas de baterías en Europa si las ventas de vehículos eléctricos continúan enfriándose. Mientras tanto, las marcas automotrices se centran en la venta de híbridos enchufables y esperan mantener las ventas de motores de combustión interna durante la próxima década.

En contraste, Toyota ha expresado su escepticismo hacia el desarrollo de vehículos eléctricos en varias ocasiones. El presidente de la empresa, Akio Toyoda, pronostica que estos vehículos representarán solo el 30% de la industria automotriz mundial en el futuro.

En octubre de 2023, General Motors anunció una desaceleración en la producción de vehículos eléctricos para 2024 y 2025, y alertó sobre la incertidumbre que rodea la evolución del negocio a fines de enero.

Estos movimientos ocurren en un momento en el que varios países están reduciendo los incentivos para la compra de vehículos eléctricos debido a la necesidad de equilibrar los presupuestos en un contexto de desaceleración económica generalizada.

Entre los Estados miembros de la Unión Europea, solo España, Italia, Suecia, Austria y la República Checa ofrecen incentivos fiscales para la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos. En cuanto al uso de vehículos eléctricos en empresas, solo 17 países brindan apoyo económico, mientras que seis países no ofrecen incentivos para la compra.

En la actualidad, España tiene una baja penetración de vehículos eléctricos en comparación con el promedio europeo, con solo un 5,5% de vehículos eléctricos circulando en el país. Según un informe reciente de Transport & Environment, adquirir un vehículo de combustión en España tiene más beneficios fiscales que uno eléctrico.