24h España.

24h España.

Empresas automotrices chinas siguen invirtiendo en Europa a pesar de los aranceles de la guerra comercial.

Empresas automotrices chinas siguen invirtiendo en Europa a pesar de los aranceles de la guerra comercial.

En plena era de la globalización, los fabricantes de automóviles chinos no se amedrentan ante las amenazas de aranceles por parte de la Unión Europea. A pesar de que se espera que Bruselas imponga trabas comerciales a los vehículos eléctricos chinos, las empresas asiáticas mantendrán sus planes de inversión en Europa, según aseguró el secretario general de la Asociación China de Vehículos de Pasajeros.

La UE acusa a los fabricantes chinos de beneficiarse injustamente de subsidios estatales y de generar un exceso de oferta en el mercado europeo, acusaciones que son negadas tajantemente por Pekín. La decisión sobre la imposición de aranceles se espera que se haga pública en los próximos días, tras las elecciones europeas celebradas recientemente.

De aplicarse un arancel del 20%, se reduciría en una cuarta parte el número de vehículos eléctricos chinos importados a la UE, lo que podría acarrear pérdidas millonarias para las empresas chinas en sus relaciones comerciales con los países europeos.

Ante la escalada comercial entre Bruselas y Pekín, marcas renombradas como Porsche y Mercedes-Benz muestran preocupación por las posibles repercusiones en el sector automotriz. Aunque China no ha anunciado represalias formales, la posibilidad de imponer aranceles a automóviles importados con motores de gran cilindrada es una carta que Pekín tiene sobre la mesa.

Con el mercado nacional de automóviles en desaceleración y una caída en las exportaciones, la industria automotriz china enfrenta un panorama desafiante debido a los conflictos comerciales con Occidente. En mayo, las exportaciones de vehículos eléctricos chinos sufrieron una reducción del 4% en comparación con el año anterior, indicando un retroceso en un sector que se perfilaba como prometedor.

Las ventas nacionales de vehículos también experimentaron un descenso, lo que ha generado inquietud entre los representantes de la asociación china. La incertidumbre en torno a las decisiones comerciales entre China y la UE plantea desafíos significativos para la industria automotriz del gigante asiático en un escenario cada vez más volátil y competitivo a nivel global.