24h España.

24h España.

Israel utiliza vehículos humanitarios para fines militares, denuncia la Media Luna Roja.

Israel utiliza vehículos humanitarios para fines militares, denuncia la Media Luna Roja.

La Media Luna Roja ha puesto en alerta el uso de vehículos humanitarios por parte de Israel con el propósito de realizar acciones militares, lo que ha sido catalogado como un crimen de guerra contra civiles.

MADRID, 11 Jun.

Según informes, fuerzas especiales israelíes utilizaron un camión de ayuda humanitaria para infiltrarse en el campo de refugiados de Nuseirat, en la Franja de Gaza, rescatando a cuatro rehenes en una operación que dejó un saldo de 270 muertos y más de 700 heridos.

La organización ha expresado su preocupación por el uso de este tipo de tácticas, resaltando que en un momento crítico como el que vive Gaza, con una grave inseguridad alimentaria y riesgo de hambruna, es fundamental la ayuda humanitaria sin ningún tipo de interferencia militar.

De acuerdo con la Media Luna Roja, las acciones de Israel constituyen una violación del Derecho Internacional Humanitario al ocultar fuerzas militares dentro de un camión de ayuda, lo que se considera un crimen de guerra contra civiles al engañar a la población en medio del conflicto.

Además, la organización ha señalado que esta estrategia mina la confianza de la población en quienes brindan ayuda humanitaria, poniendo en riesgo la labor de los trabajadores del sector.

A pesar de la negación por parte de las autoridades israelíes, diferentes fuentes han corroborado la utilización de estos métodos durante la operación en Gaza. La relatora de la ONU para Palestina ha denunciado este accionar, calificándolo como una maniobra de "camuflaje humanitario a otro nivel".

La relatora acusó a Israel de utilizar a los rehenes como pretexto para justificar la violencia y la muerte de palestinos en Gaza, indicando que la liberación de estos rehenes pudo haberse logrado durante un alto el fuego anterior.

Por otro lado, se ha reportado el uso de un muelle provisional construido por Estados Unidos como parte de la operación israelí, aunque esta afirmación ha sido negada por las autoridades estadounidenses, quienes aseguran que los rehenes fueron resguardados de otra forma, desmintiendo cualquier alegato contrario.