24h España.

24h España.

La ONU condena la violencia sin precedentes en Cisjordania y exige responsabilidades.

La ONU condena la violencia sin precedentes en Cisjordania y exige responsabilidades.

Una vez más, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Turk, ha levantado su voz en contra de la violencia desenfrenada que se está viviendo en Cisjordania y Jerusalén Este. Desde el inicio de los ataques perpetrados por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) el 7 de octubre, más de 500 palestinos han perdido la vida a manos de las fuerzas israelíes y los colonos, lo cual ha sido calificado como un "derramamiento de sangre sin precedentes" por parte de Turk.

Las palabras del Alto Comisionado reflejan su profunda preocupación ante esta situación y su llamado a la rendición de cuentas por estas muertes tan trágicas y evitables. Según Turk, la cifra de palestinos fallecidos asciende a 505, aunque la Autoridad Palestina menciona cerca de 520 víctimas, mientras que 24 israelíes, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad, también han perdido la vida en medio de esta espiral de violencia.

En este sentido, Turk ha instado a Israel a respetar y hacer cumplir el Derecho Internacional, investigar de manera exhaustiva cualquier denuncia de asesinato y garantizar la rendición de cuentas de los responsables. Asimismo, ha denunciado la impunidad que ha reinado por demasiado tiempo en la Cisjordania ocupada, creando un ambiente propicio para que las fuerzas de seguridad israelíes cometan actos ilegítimos.

El comunicado emitido por la oficina de Turk destaca la muerte de dos adolescentes a manos de militares israelíes cerca del campamento de refugiados de Aqabat Yaber en Jericó, subrayando que las fuerzas israelíes han utilizado fuerza letal de manera desproporcionada en numerosas ocasiones. A través de un análisis detallado de casos específicos, se ha evidenciado un patrón que sugiere la intención de matar por parte de las fuerzas israelíes, en lugar de una respuesta gradual y moderada a las supuestas amenazas.

Además, se hace hincapié en que la escalada de violencia en Cisjordania ocupada ha generado un clima de miedo e inseguridad entre la población palestina, sumándose al sufrimiento cotidiano de una población que ya ha soportado demasiado. La comunidad internacional debe actuar con contundencia ante estos hechos, exigiendo justicia y respeto por los Derechos Humanos de todas las personas involucradas en este conflicto.

Es fundamental que se ponga fin a esta espiral de violencia que solo ha traído sufrimiento y muerte a una población que merece vivir en paz y seguridad. La comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, deben tomar medidas para garantizar que se haga justicia y se respeten los derechos fundamentales de todas las personas involucradas en este conflicto que parece no tener fin.